Comparte este contenido

El Concejo de Medellín ha instado a la Administración Distrital a fortalecer el Programa de Alimentación Escolar (PAE) con una estrategia integral para abordar la creciente crisis de hambre en la ciudad.

La gravedad del déficit y el aumento de la inseguridad alimentaria en Medellín ha llevado a más de 715 mil personas a vivir en condiciones de vulnerabilidad. Entre ellas, 427,967 personas enfrentan riesgo moderado, mientras que 288,128 están en riesgo severo, según cifras oficiales. Datos de “Medellín Cómo Vamos” indican que aproximadamente 30 mil niños estuvieron en riesgo de desnutrición crónica durante la administración anterior.

La plenaria expuso datos reveladores sobre el aumento de la inseguridad alimentaria, pasando del 46 % al 66 % en diversos corregimientos. En San Antonio de Prado, de las 5.833 familias inscritas, 1.185 no cumplían requisitos. De las 4.648 restantes que sí cumplían, solo 800 fueron seleccionadas según los recursos disponibles, dejando a las 3.848 restantes en lista de espera, ordenadas por su nivel de vulnerabilidad e inseguridad alimentaria.

Acciones que pide el Concejo de Medellín para acabar con el hambre

Enfocando la atención en la ruralidad como factor clave, se enfatiza la necesidad de convertirla en la protagonista principal para combatir la inseguridad alimentaria en el Distrito. Los oradores destacaron la importancia de impulsar la conservación y creación de empresas locales desde las áreas rurales, ampliando la superficie cultivada y las capacidades de producción.

También subrayaron la urgencia de fortalecer las comunidades agrícolas para construir un sistema alimentario más seguro y sostenible. Se hizo hincapié en la colaboración entre el Estado, las familias y las organizaciones privadas para reducir la inseguridad alimentaria, especialmente al abordar la desnutrición crónica con programas como Buen Comienzo y forjar alianzas con las plazas de mercado.

Los concejales pidieron mejoras en el valor nutricional de la alimentación, apoyo financiero y logístico a los agricultores, la contratación de operadores transparentes, y una supervisión rigurosa para garantizar la calidad alimentaria en las instituciones educativas, subrayando que un niño con hambre no puede aprender.

Cifras reveladas por el DANE

Sandra Milena Sánchez, Secretaria de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, compartió datos cruciales sobre la situación en el Distrito. Con 939,966 hogares y una población de 2,612,958 según el censo del DANE de 2022, el 33 % (310,189 hogares) enfrenta inseguridad alimentaria leve, el 15.7 % (147,575 hogares) moderada, y el 10.7 % (99,355 hogares) severa.

En cuanto al Programa de Alimentación Escolar (PAE), Sánchez señaló la insuficiencia de recursos para la contratación anual y dificultades en 115 comedores escolares debido a la infraestructura. El programa arrancó el 22 de enero, y se enfoca en la revisión contractual, una nueva licitación pública del 21 de febrero al 9 de septiembre, y el Concurso de Méritos para la interventoría, pendiente de publicación desde diciembre.