Spread the love

La representante a la Cámara Margarita Restrepo, quien buscará repetir su curul para el periodo del 2022 – 2026, confirmó en las últimas horas que su fórmula al Senado de la República será la excandidata a la presidencia, María Fernanda Cabal.

La alianza entre las dos políticas del partido Centro Democrático se confirmó en el lanzamiento de la sede de la congresista en Medellín, en el sector de Parques del Río, en un anuncio que causó

«Es en las dificultades que se mide el valor de las personas, y es por ello que he decidido unir mi nombre al de la senadora María Fernanda Cabal», indicó Restrepo, quien cierra la lista de su partido en el departamento.

«Una mujer que con disciplina, coherencia y una formidable capacidad de trabajo, logró convertirse en la voz de miles de militantes del Centro Democrático», agregó la representante.

En el concepto de Restrepo, tanto Antioquia como el país necesitan de dos candidatas con experiencia, trabajo,  propuestas y «un amor sin límites por nuestra patria que defiendan los intereses de todos los colombianos».

«En un proceso de toma de decisiones donde el objetivo principal es la patria, es menester encontrar a los mejores aliados para evitar el retroceso de una nación y la avanzada perversa del comunismo», recalcó.

«Vamos a hacer una gran campaña que congregue a la mayoría de los antiqueños defensores de la libertad y de la democracia. Somos una dupla vigorosa con unas ideas sólidas», expresó la congresista.

Dijo que con Cabal comparten «la disciplina partidista, la fidelidad por las ideas y principios de seguridad, de libertad, de la recuperación del orden, del respeto por la empresa privada y el diálogo permanente con la comunidad».

«Juntas soñamos con un país libre de las malas administraciones y de los líderes negativos y de mala fe. Junto con María Fernanda vamos a dar el 100% y hasta más, vamos por el 117 por ciento», precisó Restrepo.

Por último, Restrepo reiteró que su prioridad y la de su colectividad «es, ha sido y será siempre salvar a Colombia del riesgo al que la han expuesto los enemigos de la democracia».