Spread the love

Como una postura «amenazante e inapropiada» ha sido catalogada por miembros del gobierno de Daniel Ortega, las declaraciones del presidente de Colombia, Iván Duque, quien arremetió contra su interlocutor de Nicaragua, tras haber permitido el ingreso a tropas rusas.

Lo anterior con la aparente intención de que participen en operaciones contra el delito en el mar Caribe y en el océano Pacífico nicaragüense, un hecho que ha generado alertas en los Estados Unidos y países vecinos, como de la comunidad internacional.

Estas declaraciones fueron dadas a conocer durante la visita del mandatario colombiano a la ciudad de Washington (Estados Unidos), en donde se llevaba a cabo la conmemoración y celebraron los 200 años de las relaciones bilaterales con el país norteamericano.

Una visita en la que el jefe de Estado aprovechó la visita para reunirse con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken.

Se pudo conocer que, durante el diálogo que sostuvo Duque con miembros del gobierno estadounidense, se abordó el tema de las tropas rusas en territorio nicaragüense.

Esto luego que la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó sin objeciones el ingreso de tropas, además de naves y aeronaves a este país, tras una petición del presidente Daniel Ortega.

«Cuando el mundo está viendo el peor genocidio que haya visto en la historia reciente, dónde están tratando de exterminar al pueblo ucraniano y queda resistido con valentía, coraje y vehemencia su soberanía, pues claro que me preocupa», afirmó Duque.

«Que un país que además es otra dictadura, esté tratando de auspiciar que las mismas tropas que están produciendo un genocidio en otros lugares del mundo, vengan a sentarse en su territorio, eso tiene que ser rechazado por todos», señaló el mandatario.

Por último, luego del acuerdo bilateral entre Rusia y Nicaragua, se estableció que el ingreso de las tropas rusas a Nicaragua esté previsto para el mes de julio, inicialmente por un periodo de seis meses.