Comparte este contenido

El FBI allanó la residencia del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Mar-A-Lago: ubicada en Palm Beach, Florida. Un hecho que el magnate ha denunciado como un ataque en su contra utilizando, según un comunicado emitido por el empresario.

«Estos son tiempos oscuros para nuestra nación, ya que mi hermosa casa, Mar-A-Lago en Palm Beach, Florida, se encuentra actualmente sitiada, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI», dijo Trump en el comunicado.

«Es un grave error de Fiscalía, un mal uso del sistema judicial y un ataque de los demócratas radicales de izquierda que desesperadamente no quieren que me postule para presidente en 2024», agregó el polémico exmandatario.

El exmandatario de los norteamericanos, quien fue investigado por los sucesos ocurridos en el Congreso de la República, también dijo que la redada del FBI no fue anunciada y que era innecesaria o inapropiada.

Además, el exjefe de Estado de la potencia mundial pidió además detener lo que calificó como una «cacería de brujas», haciendo referencia a quienes lo acusan de intentar anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en EEUU.

Por su parte, el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de EE.UU. anunció que legalmente está dispuesto a recibir información de las declaraciones de impuestos del expresidente Trump como parte de la investigación del panel del Congreso sobre sus finanzas.

Así lo dijo el Tribunal de Distrito para el Distrito de Columbia, en un fallo. «La solicitud de 2021 busca información que pueda informar al Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de EEUU sobre la eficacia del Programa de Auditoría Presidencial», dijo la Corte.

«La solicitud no violó los derechos de la Primera Enmienda de la Constitución para las partes del caso de Trump. Confirmamos», agregó el alto tribunal.

Con la información de Sputnik